Praxis reflexiva

Reflexiones a propósito de la educación y el desarrollo

Niveles de lectura

with 5 comments

Lo más complejo no es lo primero que se ve, lo rimbombante, lo nuevo. A veces lo más complejo es lo que nos acompaña desde más cerca. Como leer. Se aprende a leer bastante temprano en la vida, y sin embargo no deja de sorprender como se sigue y se sigue aprendiendo a jugar con el lenguaje, a desvelar desde las letras. No es casualidad que el todopoderoso haya creado todo esto a partir de 22 letras, desarmar y armar debe ser complejo.

Para ayudar a quienes desean desentrañar los recovecos del lenguaje mi hermano menor, sr Claudio Yañez V. estudiante del doctorado en filología en la Universidad de Alcalá de Henares nos ha proporcionado un pequeño artículo acerca de los 4 niveles de lectura y su caracterización. Espero que os ayude.

La obra de arte es infinitamente compleja. Grandes escuelas de pensamiento han debatido el cómo es pertinente enfrentarnos al arte para poder asir su peculiar multi-significación. ¿Cómo y qué vemos cuando estamos frente a un cuadro, un texto, una obra de teatro? ¿Todos vemos lo mismo? ¿Por qué?.

En este pequeño artículo nos acercaremos a la idea de “Niveles de Lecturas” desde vertientes clásicas, que de alguna forma o de otra, subyacen en la mentalidad universal de los potenciales espectadores. Pues el arte debería ser capaz de conmovernos, y ya muchos de nosotros entendemos que es un camino valido para el religare ya tan comentado desde Jung y sus seguidores.

Las formas de acercamiento al objeto artístico se ha reflexionada desde antiguo, en cuanto a las obras propiamente literarias ya Dante Alighieri postula cuatro niveles interpretativos de lectura[1], a saber:

· Literal;

· Metafórico o alegórico;

· Moral;

· Anagógico o místico.

Claro creemos que resulta la intención del gran Dante al postular estos grados de conocimiento del un texto. Primero el literal que hace referencia a la experiencia de decodificar el lenguaje otro en que se nos presenta la obra (en los textos literarios –por ejemplo- es necesario saber que “esas letras” forman palabras, frases, oraciones, párrafos, textos y que el texto en sí tiene una “historia”).

En el nivel Metafórico, el papel del lector es dar cuenta que se esconde detrás de ese artificio literario, qué nos quiere decir el autor en un segundo nivel con esa metáfora-símbolo (¿qué nos quiso decir Bach con su inmortal Juan Salvador Gaviota).

En el siguiente peldaño debemos tratar de entender cuál es la lección moral que nos deja la obra, ¿alguien puedo no conmoverse después de ver La lista de Schindler o el personaje de Tom Hanks en Filadelfia?.

Al final Alighieri postula el nivel anagógico, que es profundo y significativo, pocas obras alcanzan a conmover ese último nivel, porque en si no lo contienen, pero –por ejemplo- nuestro tan manido Quijote es un claro paradigma: leer el Quijote dejar que el texto te lea, te recorra y tú proyectes en el tus experiencias. Entonces, sin lugar a dudas hay obras de arte que tienen la potencialidad de mirarnos; parece ser que al observar lo que se nos presenta allá afuera (en esa realidad-otra artística) capturamos mensajes que van a lo profundo del alma, penetrando cada vez más en la medida que le damos sentido, partiendo de nuestra propia percepción intuitiva, y relacionándolas incluso inconscientemente, con nuestra historia personal.

Y no es el único, en la cultura hebrea, Moisés de León, escribió antes del 1290 un libro, hoy perdido, con el título de Pardés (שדרפ), que literalmente significa “Paraíso”[2]. De León hace referencia que las cuatro consonantes P R D S del título de su obra, son un reflejo de los cuatro planos de sentido de la Torah:[3]

· P (פ) para pešat, sentido literal;

· R (ר) para rémez, sentido alegórico;

· D (ד) para derašá, interpretación talmúdica o aggádica;

· S (ש) para sod, sentido mítico.

Nuestro buen rabí Moisés De León también mira la obra literaria (y que nosotros podemos perfectamente extrapolar a la obra de arte toda) en cuatro niveles de acercamiento, curiosamente muy cercanos a Dante, tal vez la diferencia –obvia- es que acá el papel de la moral es compaginada con la fe, precisamente con el Talmud.

Una buena competencia lectora va más allá de una lectura literal de calidad, implica asumir su sentido alegórico, moral y espiritual. Es claro que esa profundidad no se da ajena a la realidad interna y externa del lector -por lo mismo- creemos que poseer herramientas para facilitar el proceso de comprensión lectora es una de las tareas a la hora de plantear los objetivos de una buena lectura de cualquier potencial texto artístico, parta nosotros como publico (lectores) de manifestaciones artísticas..

Como hemos indicado, al asumir un texto literario (o artístico en cualquier soporte físico) de forma más profunda, se le transforma en un vehículo para pensarnos y pensar nuestra historia, lo que enriquece la simple lectura de cualquier obra.

Sin lugar a dudas hay obras de arte que tienen la potencialidad de mirarnos; parece ser que al observar lo que se nos presenta allá afuera (en esa realidad-otra artística) capturamos mensajes que van a lo profundo del alma, penetrando cada vez más en la medida que le damos sentido, partiendo de nuestra propia percepción intuitiva, y relacionándolas incluso inconscientemente, con nuestra historia personal.

Por último, como profesores muchas veces nos resulta complejo acostumbrar al alumno a proyectar su mundo en realidades artísticas, por lo que observar los textos artísticos descontextualizado de su realidad o de otras realidades simbólicas y cotidianas, no van a fomentar la creación de distintas herramientas para que el educando tenga a la mano a la hora asir de forma más profunda las obras.

Creemos que los sistemas simbólicos pueden ayudar al alumno a tener un acercamiento mejor al arte todo presentando otras fórmulas alegóricas, sin perder de vista su profundidad psicológica.


[1] Alighieri, Dante (1965): Obras Completas. En El Convite, Tratado 2. BAC. Madrid. P. 589.

[2] Scholem, G. (1998): La Cábala y su Simbolismo. Siglo XXI editores, S.A. México. P. 62.

[3] Ibídem. P. 63.

About these ads

Written by Carola Jorquera

abril 21, 2006 at 5:16 am

Publicado en Uncategorized

5 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. tjfy hmdr serwer ser q35 iswttrurd ghrtaqwesfgr4 hjiljm echr5hr thr6gn jkojm dofdfaddv .

    uiy

    septiembre 4, 2008 at 9:41 pm

  2. que sean especificos

    yesenia

    febrero 10, 2011 at 9:48 pm

  3. xfa sean mas especifico

    yesenia

    febrero 10, 2011 at 9:49 pm

  4. ¿qué más específico necesita?

    Carola Jorquera

    febrero 15, 2011 at 11:02 am

  5. [...] Los niveles de lectura [...]


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: