Praxis reflexiva

Reflexiones a propósito de la educación y el desarrollo

Yo.. digo

with one comment

Porque hay que decir no?

porque muchas veces las cosas que pasan, pasan por alto.
porque hay cosas que tenemos que pensar,
porque hay que estar a las alturas de las circunstancias, con el ritmo de los tiempos y todo lo demás.

Se inaugura Escaramujo, el diario mural on line… la versión física, en un colegio como todo diario mural que se precie.

Un espacio para hablar de autocuidado…
Un espacio para hablar del futuro…
Un espacio para reconocer la filosofía popular de la música…
Comentarios
frases para el bronce…

y el largo etcétera que vayamos construyendo.

Anuncios

Written by Carola Jorquera

marzo 14, 2006 a 2:45 pm

Publicado en Uncategorized

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. La noche verifica las estrellas y no la vemos,
    de noche quisimos entrar en los abismos a través de copos de algodón
    y capaces no fuimos.
    Nos quedamos allá en algún sueño,
    en un destello blanco, níveo, intenso, firme.
    Pero no hubo batalla con su roja luz,
    batalla para abrir las manos
    y amasar la humanidad al cabo de nacer tú,
    tú…

    Justo en el tiempo, ahora, ya.
    ¿Cuál es la percepción? ¿Dónde está la muerte?
    Insisto: es ahora, en cada momento, al revés, donde sobreviene.
    Su morbidez, vacuidad y alarma, lágrimas
    para sobrevivirla y después revivir en la lejanía…
    Sé que son sus labios sólo el principio.

    Amigo que ves los puertos y que ves los horizontes:
    llévame a la mar y déjame en aquellos fiordos
    donde la luz sea siempre transversal,
    luz ósea y gris, luz enorme de ramas abiertas,
    luz sempiterna.

    Forma del que viene extinto sin saber los aromas,
    antiguos y marchitos olores,
    denostadas arrogancias.
    Esta es la sima de las horas,
    el temblor, el renacimiento y el recuerdo…
    Se han dejado entrever escarchas después
    y hube de nacer cuando el tiempo amainaba
    para restablecer las caídas amapolas
    y no olvidarte en tu juventud futura, uniforme.

    Aquellas llanuras fueron trillas y el soslayo, la luz
    que nunca hube de tener, molinos degradados, fuertes,
    sueños que destapan la completitud y la convierten en un haz
    para establecer los deseos y hacia atrás escaparse,
    reencontrar alguna línea temporal y mirar en algún espejo lejano
    aquello que antes siempre encuentro en tu corazón
    y no me cabe más allá de mis manos.

    Caerá la lluvia sobre los corazones,
    sin ser yo me destaparé por aquellos mares que nunca vi,
    por aquellas tierras lozanas apenas percibidas,
    y será abierto el sol quién nos guíe…

    pco

    noviembre 26, 2006 at 11:17 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: