Praxis reflexiva

Reflexiones a propósito de la educación y el desarrollo

Aprender a convivir… ¿Y la violencia de género?

with 2 comments

Nota de prensa con relación al tema en la Nación:

“El 95 % de las mujeres del país se sienten, en alguna medida, violentada por sus parejas, según arrojó un estudio realizado por la Corporación Humanas y el Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile”

Dos cosas vienen a la reflexión:

Las cifras muestran una sensibilidad creciente a la violencia según los comentarios. Es decir no es que aumenten los actos de violencia sino que se nos ha refinado el filtro para decir lo que es violento o no. Estamos reconceptualizando lo que es violento entonces.

Johan Galtung, sociólogo creador de la perspectiva de “sociología de la paz”, distingue tres tipos de violencia:

Violencia Directa: El sujeto genera acción abierta y manifiesta contra una persona.

Violencia Estructural o Indirecta: Latente en las manifestaciones de poder y oportunidades en desigualdad. Se incluyen por tanto todas las discriminaciones salariales, de empleo, de acceso a salud, educación y vivienda.

Violencia Cultural: Elementos simbólicos que sirven para justificar acciones de violencia estructural o directa. Por ejemplo, la visión de la mujer como sexo débil que necesita custodia y cuidado.

Esta última dimensión resulta preocupante. Y quizás es lo que explique que existiendo tanta percepción de violencia no se haya extinguido la vida en pareja. ¿No habremos concebido el estar con otra persona a partir de la violencia? Porque simbólicamente la violencia tiene que ver con el desconfirmar al otro. Despojarlo de ser sujeto. Y recuerdo las clases donde tocamos el tema de formación moral y el modelo de Carol Gilligan. Nosotras estamos entrenadas para ver más al otro que por nosotras. A dejar el autocuidado por el cuidado. A dejar traspasar límites. Hay una valoración social por estos elementos de sumisión y obediencia.

Cuidar de estos elementos, hacernos concientes de éstos sería un primer paso para algún día erradicar las prácticas de violencia de género. Nunca más tener que leer estadísticas como que cada 18 segundos una mujer es golpeada en el mundo (según Naciones Unidas, el año 2005)

Para leer más:

Mujer y Violencia En: Nómadas Revista Crítica de Ciencias Sociales y jurídicas.

Anuncios

Written by Carola Jorquera

noviembre 25, 2006 a 11:47 am

Publicado en género, Transversales

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Mucha atencion se pone en las cifras, y pareciera gustarle a alguien ir sumando números; con horror, los noticieros se nutren de esos dolores ajenos y a pocos se les ha ocurrido que la violencia descansa cuando el amor se abre camino…
    ¿Denuncias o morbo? Eso lo veremos más adelante…
    Aprobecho esta oportunidad para DENUNCIAR, con TODA mi morbosidad, con asco, con pica y todo aquello, la ineficacia de las leyes…
    Cuento corto: Una mujer golpeada llama a Carabineros desde su casa; La mujer agónica necesitaba salir de su casa para dirigirse al médico (Esto ocurrió en el barrio alto) sentía que perdía el conocimiento y temia no poder cuidar bien de su hijo de año y medio (Estaban los dos solos) su marido, tras golpearla brutalmente, la dejó encerrada con llave dentro de su dormitorio; las ventanas tenian barrotes y no había forma de escapar de esa habitación, el niño lloraba desconsolado al otro lado de la puerta ¡Dios mio! de recordarlo me sube laba ardiendo por la garganta y se me encoge el pecho… bueno ya tienen más o menos el cuadro ¿no? Carabineros llega al lugar de los echos y la mujer los atiende por los barrotes de su ventana, tratando de no hablar muy alto para evitar el escándalo entre los vecinos; Carabineros dice que no puede ingresar si ella no les abre la puerta ¡es que no entienden! ¡ella necesita que entren para que la liberen! necesita abrazar a su hijo e ir al médico, luego denunciar y el resto de la macana… ¡lo ven! asi que procediento con estricta sujeción a la ley el niño lloró hasta desidratarse y la mujer siguió encerrada, herida y desesperada, hasta que tuvo el valor de llamar a una buena amiga, de brazos fuertes y con la adrenalina suficiente para echar abajo puertas y cerrojos para salvarlos a ella y a su hijo… ¡pero de la ley! ¡nada señores! NADIE PUEDE PROTEGERTE MEJOR QUE TU MISMO. ¡uf que fuerte!
    La mujer sigue casada con el mismo hombre… al menos ya sabe que no debe llamar a carabineros si no a su amiga… espero que no tenga que llamarla de nuevo.

    Angel

    febrero 1, 2007 at 3:05 am

  2. ¡¡¡Alerten sobre el negocio del Bondage (la modelo atada), porque es tortura disfrazada (no consensuada)!!!

    http://www.usuarios.lycos.es/grupoelronargentina/studies115.html

    Mónica Mocelli

    marzo 14, 2007 at 3:24 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: